Los imagotipos de los Juegos Olímpicos de Verano

Por Cancerbero Studio27 Julio, 2016

A propósito de la pronta inauguración de los Juegos Olímpicos de Río 2016, les compartimos una revisión de las identidades utilizadas a lo largo de la historia para esta justa veraniega.

Es importante resaltar que las primeras siete ediciones de los JJ.OO., eran representados en su totalidad por carteles publicitarios ilustrados que seguían la estética modernista de finales del siglo XIX y la Art Decó de las primeras décadas del siglo pasado. Estos buscaban siempre enaltecer los valores y el espíritu de los Juegos de la antigüedad.

 

 

A partir de 1924, para los Juegos Olímpicos de París, fue cuando se utilizó por primera vez un imagotipo para representarlos.


Juegos Olímpicos de París 1924
 
Reiterando la idea anterior, fue para esta justa donde se hizo el primer esfuerzo de dotar al evento de un símbolo identificativo, más allá de los carteles.

 

Este se compone de un escudo monocromático con una ilustración de una galera que cuenta con velas desplegadas, además de la frase «I. Olimpiadas de París 1924 – Comité Olímpico Francés» y acompañado del uso del eslogan -inspirado por el sacerdote católico Henri Didon- «Citius, Altius, Fortius».


Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1928
 
Después de dos años de candidaturas sin éxito, llegó por fin la oportunidad a los Países Bajos para organizar los Juegos de 1928.

 

Del logotipo se ha encontrado nula información sobre su justificación gráfica, más allá de que es plenamente legible la palabra «Olimpiadas» en holandés, así como la sede y año de las mismas.


Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1932
 
Tras haberlos organizado en 1904, los Juegos regresan a los Estados Unidos, esta vez con una reducida participación de competidores, producto de la grave situación económica de 1929.

 

Para el símbolo representativo de esta edición, notamos la presencia de color así como de un escudo con la bandera de EE.UU., sobre la cual ‘descansan’ los cinco anillos olímpicos (con una modificación en la disposición de los mismos) y una banda blanca con el lema «Citius, Altius, Fortius»; una rama de laurel cruza los aros olímpicos. Dicho isotipo, es acompañado del número de la edición, la sede y el año de realización de dichos Juegos.


Juegos Olímpicos de Berlín 1936
 
Las Olimpiadas realizadas bajo pleno periodo del nazismo, gozó de un emblema que buscaba demostrar al mundo la magnificencia del régimen nazi.

 

Estaba compuesto por los aros olímpicos (en la misma configuración que la última edición) sirviendo de apoyo para el águila misma que se posaba en la Puerta de Brandeburgo, símbolo de la ciudad. Dicha composición se encontraba dentro de una campana en cuya parte inferior se lee la inscripción «Ich Rufe die Jugend der Welt!» que en español se lee «¡Llamo a la juventud del mundo!». Al margen inferior, podemos observar, la edición, año y sede de las Olimpiadas.


Juegos Olímpicos de Londres 1948
 
Tras 12 años de pausa producto de la II Guerra Mundial, los JJ.OO. se realizaron en Londres, Inglaterra.

 

Para esta edición, tenemos un imagotipo ilustrado a blanco y negro donde destaca la torre del BigBen, con las manecillas apuntando a las 4:00, hora prevista para la inauguración del evento. Delante de lo anterior, encontramos los anillos olímpicos (esta vez, con una configuración más similar a la actual) desprovistos de color, así como el nombre de la ciudad y año de realización. El número de la edición enmarca a todo el conjunto en la parte superior.

Es en estos Juegos, cuando se da inicio a la tendencia por incluir en estos imagotipos a elementos que sean característicos de la sede.


Juegos Olímpicos de Helsinki 1952
 
Para el año de 1952, los Juegos llegaron a la ciudad finlandesa de Helsinki.

 

El emblema de estos juegos es sencillo, de estructura rectangular vertical con los colores característicos de la bandera del país, azul y blanco. En ella, destaca la figura de la torre del estadio olímpico así como de los cinco anillos y el año de realización. Por debajo encontramos el número de la edición y el nombre de la ciudad.


Juegos Olímpicos de Melbourne 1956
 
Para 1956 se celebran los «Juegos Amistosos», primera y única edición donde comparten sedes dos países, pues Suecia fue la encargada de las pruebas de hípica, producto de una cuarentena que afectaba a las pruebas ecuestres en la sede oceánica.

 

En ese año, Melbourne presenta un imagotipo de rasgos clásicos, compuesto por la ilustración de la antorcha olímpica sobre el mapa de Australia. Los anillos olímpicos, retoman la configuración mostrada en las Olimpiadas de Los Ángeles y Berlín. A cada lado, vemos la compañía de ramas de laurel y los textos circunscritos dentro del perfil de un estadio olímpico. Toda la composición, en color verde.


Juegos Olímpicos de Roma 1960
 
Para 1960, los Juegos arriban a la capital italiana, y es la primera vez en que se desarrollaron las pruebas para discapacitados en las mismas instalaciones y sedes que los Juegos Olímpicos.

 

En esta ocasión, el emblema evoca un origen bastante antiguo, adquiriendo un aspecto de escultura clásica. Presenta la imagen de la loba capitalina Luperca amamantando a Rómulo y Remo, fundadores de la ciudad según la leyenda. Bajo esta composición, aparecen el año escrito en latín, así como los anillos olímpicos.


Juegos Olímpicos de Tokio 1964
 
Para 1964, llegan los primeros Juegos a Asia, a la ciudad de Tokyo en Japón.

 

Esta es la primera edición en la que el logo desarrollado es el eje rector de toda una identidad diseñada para las diversas aplicaciones ocupadas en los Juegos, creándose incluso un código de pictogramas específicos, además de ser parteaguas en proporcionar más herramientas de las habituales, para las crecientes necesidades relacionadas a los medios publicitarios.

El imagotipo desarrollado para esta justa, se compone de un círculo rojo con un degradado tonal, representando a la bandera de Japón. Debajo de este, encontramos los anillos olímpicos, el nombre de la ciudad y el año en una tonalidad dorada.


Juegos Olímpicos de México 1968
 
Los primeros juegos olímpicos en llevarse a cabo en latinoamérica, fueron los de México para el año de 1986.

 

Para esta edición y siguiendo la evolución en la imagen gráfica que demandaba cada edición de los Juegos Olímpicos, los elementos componentes pasaron de usarse en publicaciones y carteles, a toda la ambientación y decoración de la sede olímpica. Es la primera vez que se plantea un programa integral de identidad olímpica.

El logotipo principal de la justa, desarrollado por Eduardo Terrazas, Pedro Ramírez Vázquez y el estadounidense Lance Wyman, se compone de una tipografía formada a partir de los patrones formales de los indios huicholes e influenciado por la estéticas del op-art y el arte cinético.

En el mismo, se lee la palabra «México» acompañado del número 68, y son creados a partir de líneas negras, más los cinco anillos olímpicos, únicos elementos en color; esta base fue la que marcó la pauta para todo el sistema de comunicación gráfica. El color, aunado a su uso en los aros olímpicos, se empleó en todo su esplendor para el resto de las aplicaciones, destacando un nuevo patrón de pictogramas específicos diseñados exclusivamente para las Olimpiadas.


Juegos Olímpicos de Munich 1972
 
Para el año de 1972, los vigésimos Juegos arribaron a Alemania Occidental, evento marcado por el secuestro y asesinato del equipo olímpico de Israel.

 

El imagotipo desarrollado por el diseñador alemán Oil Aicher, es considerado por muchos el mejor en la historia de las Olimpiadas.

De igual forma que las ediciones anteriores, la imagen del evento se extendía más allá que solo un imagotipo: se desarrolló la estructuración de la identidad, así como un programa completo de señalética. Incluso, fueron las primeras olimpiadas con una mascota, el perro Waldi.

Pasando de lleno al imagotipo, éste se compone de símbolo circular resuelto a partir de una espiral acompañado del nombre de la ciudad y el año en que se organizaron los Juegos. Con dicho elemento geométrico, se busco hacer referencia a los destellos de luz emanados del momento justo en el que se enciende el pebetero por la llama olímpica.


Juegos Olímpicos de Montreal 1976
 
Para el año de 1976, se llevan a cabo los Juegos Olímpicos en la ciudad canadiense de Montreal, esto, tras cuatro intentos fallidos de la sede para poder organizar los Juegos.

 

El símbolo desarrollado usa los anillos olímpicos como un elemento integrado en sí mismo, obteniendo una forma geométrica que busca denotar el podio de los vencedores, así como la M inicial del nombre de la ciudad, todo esto en color rojo. El imagotipo se completa en la parte inferior, con la palabra «Montreal» así como el año de organización de las Olimpiadas, esto en color negro.


Juegos Olímpicos de Moscú 1980
 
La década de los 80’s da inicio con las olimpiadas de Moscú, aquellas con la participación más baja en la historia, destacando la ausencia de los Estados Unidos.

 

El imagotipo en esta ocasión se llevó a cabo por el diseñador Vladimir Arsentyev. Se componía de un conjunto de líneas rojas paralelas, dispuestas en forma piramidal que buscaban rememorar la bandera del Kremlin, teniendo una estrella de cinco puntas en su parte más alta; los anillos olímpicos aparecen en la parte inferior de dicha composición.


Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984
 
Para 1984, la ciudad californiana se hizo nuevamente cargo de las Olimpiadas, esto después de no presentarse ninguna candidatura para su organización tras haber trascendido el fracaso económico que supusieron los juegos de Montreal en el 76.

 

La imagen representativa de esta edición buscó proyectar el dinamismo y la libertad que presuponen el capitalismo, lo cual se hace notar en el uso de las estrellas de la bandera estadounidense como principal elemento.

Tres estrellas son las que se disponen en el símbolo principal, expresadas con líneas en colores azul, blanco y rojo; aluden además a la competitividad y energía características del deporte. El imagotipo se completa con la leyenda “Games of the XXIIIrd Olympiad Los Angeles”, así como con los aros olímpicos en la parte inferior.

Esta pasa a ser la primera edición en la que se emplean los aros olímpicos como un complemento de todo el imagotipo, denotando un uso no obligatorio y sin ningún vínculo gráfico con la composición principal.


Juegos Olímpicos de Seúl 1988
 
Los Juegos regresan al continente asiático a un país que contaba con un régimen dictatorial para 1988, Coreal del Sur.

 

Seúl presentó para su evento, el uso gráfico del tradicional patrón «samtaeguk», comúnmente utilizado en la decoración de las casas y demás elementos populares de aquella cultura. Citado: «el imagotipo centra su explicación en torno a las fuerzas centrípetas y centrífugas representadas por las espiral tricolor del isotipo. Mientras que el movimiento centrípeto simboliza la armonía global a unirse las gentes del mundo en y con Corea, el movimiento centrífugo evoca la marcha hacia adelante en busca de la felicidad y la prosperidad del hombre».

El imagotipo se completa con los anillos olímpicos en la parte inferior, así como con el número de la edición, el año y la sede de los Juegos.


Juegos Olímpicos de Barcelona 1992
 
Los Juegos Olímpicos llegan a España por primera vez para 1992, esto tras haber sido superados muchos conflictos políticos a nivel mundial.

 

El emblema oficial de la justa, fue desarrollado por Josep Maria Trías y en esta ocasión, se da el peso específico a la figura del atleta, en vez de a algún rasgo significativo del país/ciudad anfitrión. Para hacer alusión a la tradición artística de la sede y además de dotarlo de un estilo mediterráneo, fue necesario un símbolo con trazos orgánicos que simulara ser hecho a «mano alzada».

En dicho elemento se aprecian los gestos de un atleta mientras salta y se compone de tres trazos: el primero de color azul, forma la cabeza y se identifica con el Mediterráneo; el siguiente en color amarillo, es un trazo curvo que suponen los brazos y simboliza la hospitalidad; el último en color rojo, simulan ser las piernas y simbolizan el dinamismo.


Juegos Olímpicos de Atlanta 1996
 
En esta edición de los Juegos Olímpicos, se conmemora el centenario de los Juegos Olímpicos modernos y la organización de los mismos recae en Atlanta, Estados Unidos.

 

El símbolo desarrollado para el isotipo representativo de estas Olimpiadas, representa la llama olímpica compuesta de estrellas en diversos colores, encendido sobre un pebetero de rasgos clásicos. Este último, está formado por el número 100 relativo al centenario y los mismos aros olímpicos en color dorado. Bajo esta composición y completando el imagotipo, se encuentran el nombre de la ciudad y año. Todo el conjunto se encuentra en un rectángulo color verde y de marco dorado.


Juegos Olímpicos de Sidney 2000
 
Los primeros Juegos del nuevo milenio, se celebraron en la ciudad de Sydney, Australia en el año 2000.

 

El emblema de estas Olimpiadas fue presentado por la ciudad australiana como el «Atleta del Milenio» y se componía de rasgos que buscaban denotar el característico paisaje australiano junto a algunos de sus elementos más conocidos. En color azul, en la parte superior del símbolo del imagotipo, encontramos un trazo que asemeja la Ópera de Sidney y busca representar la llama olímpica; los demás tratos son siluetas de tres boomerangs y conforman la figura del corredor. Todo lo anterior, se posa sobre el nombre de la sede, el año y más abajo, el emblema de los anillos.


Juegos Olímpicos de Atenas 2004
 
Tras varios intentos, Atenas regresa a ser la sede de unas JJ.OO. para el 2004.

 

El imagotipo desarrollado para esta edición, presenta un «kotinos» que era la corona de laurel que se usaba para premiar a los vencedores en los Juegos de la antigüedad. Esta última, en color blanco se encuentra dentro de un cuadro azul de bordes irregulares y rellena con trazos similares a los dejados por acuarela, que busca evocar el movimiento del agua, así como las nubes.

Debajo del isotipo, encontramos el nombre de la sede, así como el año escrito en una tipografía Verdana y acompañada de los aros olímpicos más al fondo.


Juegos Olímpicos de Beijing 2008
 
Para 2008 se dio la edición más costosa de la historia en manos de China, sin embargo fueron de gran éxito organizativo.

 

El emblema fue diseñado por Guo Chunning. Es conocido como «Beijing Danzante» y representa la figura de un atleta en color blanco sobre un fondo rojo. Dicho símbolo busca recordar los rasgos que dejaban los sellos tradicionales de la cultura china, además del ideograma chino 京 (jing), cuyo significado es «capital» en obvia referencia a que la ciudad sede es la capital de China. Debajo de esto, encontramos el nombre de la ciudad y el año, esta vez en una tipografía que asemeja ser trazada a «mano alzada», además de los aros olímpicos.


Juegos Olímpicos de Londres 2012
 
La edición de 2012 se lleva a cabo en la ciudad de Londres nuevamente.

 

En esta edición tenemos al imagotipo más controversial. Fue desarrollado por el estudio Wolf Ollins y tras su presentación, fue blanco de un sinfín de comentarios que van desde tacharla de «fea» hasta de supuestos mensajes encriptados que hacían alusión a la esvástica nazi, así como a la palabra «Sion». La mayoría de los primeros, sin justificación alguna.

El símbolo se compone de cuatro formas geométricas que buscan representar los cuatro dígitos del año 2012. Dentro de los primeros dos, encontramos la palabra «London», así como los aros olímpicos. El emblema en conjunto se inspira de los «grafitis», así como de las estéticas urbanas presentes en algunas zonas de la ciudad, esto con el afán de aproximarse a los valores de la juventud.


Juegos Olímpicos de Río 2016
 
En esta última edición y tras México en 1968, los Juegos regresan a tierras latinoamericanas, pero esta vez en Río de Janeiro, Brasil.

 

El imagotipo de esta edición, regresa a las composiciones características de los primeros años del nuevo siglo, formado por una configuración símbolo, logotipo, anillos olímpicos. Diseñada por la agencia Tátil, se trata de una imagen formada por la unión de tres figuras que asemejan ser personas tomadas de la mano y que buscan simbolizar compañerismo, unión, pasión y modernidad, en colores verde, amarillo y azul. Al fondo de esto, encontramos el nombre de la ciudad y el año en una tipografía script, que acompaña perfectamente al símbolo, denotando en todo momento energía; debajo, están presentes los aros olímpicos.

2016, brand, Branding, brasil, Cancerbero, cancerbero studio, color, design, diseño, Diseño Gráfico, identidad, imagotipo, inspiracion, inspiracional, inspirarion, inspirational, isotipo, isotype, jjoo, juegos, logos, logotipo, logotipos, logotype, mexico, olimpiadas, olimpicos, olympics, queretaro, rio, rio 2016,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*